colaboraciones

Book Tag del Hechicero (Parte 1)

Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas.

Y por eso, hoy os traigo un book tag muy especial creado entre mis compañeras de Libros Elfo (Laura y Tamara) y The Blog of Lidia (Lidia, ya la conocéis). Como se acercan días de magia y todas somos unas locas de Harry Potter, no podíamos dejar escapar la oportunidad de crear nuestro propio tag con hechizos.

Pero ¡cuidado! Esta solo es la primera parte. Para leer el resto de las respuestas, tendréis que coger el Mapa del Merodeador y seguirlo hasta sus respectivos blogs. ¡El Expresso de Hogwarts parte!

Aviso: Todo esto son opiniones personales nuestras. No pretendemos ridiculizar ni hacer daño a los autores que mencionamos, solo comentamos qué libros nos han gustado y qué libros no. Todo desde el buen rollito ❤ ¡Ah! Y puede que encontréis algún que otro spoiler.

Book Tag Ravenclaw
Banner creado por Lidia Gil. Y en azul, que para algo soy Ravenclaw.

BOOK TAG DEL HECHICERO

PARTE I

IMPERIUS: un libro que cambió tu forma de pensar o de ver un asunto.

Lidia: Mujercitas – Louisa May Alcott. Me hizo cambiar de muchas formas. Por ejemplo, vi antes la película y no entendía cómo Jo rechazaba a cierto hombre. Leyendo el libro todo cobra sentido y la entiendo mucho más, incluso me siento muy identificada con ella.

Kate: Después de leer El Club de la Buena Estrella de Amy Tan, que me gustó bastante, y ver las relaciones entre las protagonistas y sus madres, llegué a la conclusión de que la mía es una santa en comparación.

Tamara: Rachel se va de viaje (Marian Keyes) > Este libro te hace ver la drogadicción desde el punto de vista del enfermo, ayudándote a comprender la situación y ver los indicios en el día a día.

Laura: “Adulterio” de Paulo Coehlo. No soy una fan acérrima de este autor y de hecho el e-Book llegó a mí sin proponérmelo pero fue uno de esos libros que leí en el momento preciso: la protagonista tenía, a priori, todo lo que podía desear y sin embargo necesitaba un cambio en su vida, algo con lo que hiciese “click”. No era una transformación de 180º pero su viaje en la búsqueda de ello a lo largo de la novela me sirvió para abrir los ojos sobre ciertas cuestiones que tenía sobre la mesa.

LUMOS: un libro que te alegró en épocas oscuras de tu vida.

Lidia: El encanto del cuervo – María Martínez. De estas veces que solo necesitas leer. Leer para olvidar todos los problemas. No te importa si el libro es bueno o no. Simplemente lees. Pues este (entre algunos otros que he decidido poner en otra categoría) es uno de esos libros.

Kate: El libro que recuerdo con más cariño en uno de los peores años de mi vida fue Nuevo diario de la joven maniática y su versión masculina, ambos de Ann McPherson y Aidan Macfarlane. Eran muy divertidos (aunque a la joven maniática a veces le quería pegar un par de tortas) e incluían mucha información interesante para lectores adolescentes.

Tamara: No te lo vas a creer (Sophie Kinsella) > Los chic-lit generalmente son libros de lectura fácil, pero este lo leí en un mal momento y me sacó risas a montones. Cortito y fácil de leer, perfecto para pasar un buen rato o sacarte de un bloqueo lector.

Laura: “No me iré sin decirte adónde voy” de Laurent Gounelle. Más que en mi propia vida, me metí mucho en el libro y es el protagonista el que está en un mal momento y va resurgiendo. Es una tontería pero acompañarle, empáticamente, en ese camino, considero que a mí también me hizo ver el lado positivo en ciertos momentos.

ACCIO: un libro que te atrae, pero aún no tienes/no has podido leer.

Lidia: La segunda revolución – Costa Alcalá. He escuchado grandes cosas de este libro y la verdad que tengo un hype que no puedo con él.

Kate: Si no cuentan los que me están poniendo ojitos desde la estantería, me hice con la primera parte de Shirukuni de M. H. Isern hace unos meses. ¿Problema? Lo tenía en digital… en el ordenador que se me fue a la mierda el mes pasado. Tengo la esperanza de que me lo regalen por navidad, pero si no creo que me lo compraré cuando mi lista de libros pendientes esté algo más ligera.

Tamara: Caer en la tentación (Kate Lynnon) > Hace mucho que quiero leer a esta autora y por H o por B siempre terminan llegando otros libros a mis manos, pero el hecho de salirme de mis lecturas de confort y probar con algo nuevo como sería la literatura erótica lesbica para mi, me parece algo que debe pasar cuanto antes. (Kate: Ains, ¡gracias! <3)
PD: En este apartado podría añadir un montón de libros, así que quiero hacer mención a libros que son menos conocidos, pero que a mi me llaman la atención y otro de ellos es El indigno campeón (Carlos Walter).

Laura: “Mitos nórdicos” de Neil Gaiman. Curiosamente es un libro súper accesible pero aún no está en mi estantería… ¡¿POR QUÉ?!

TARANTALLEGRA: un libro que te causó mucho hype.

Lidia: La casa de los artistas – Aintzane Rodríguez. Me llamaba mucho la atención, la portada es maravillosa y la sinopsis prometía mucho. Tenía muchas ganas de tenerlo entre mis manos.

Kate: ¡Harry Potter y las Reliquias de la Muerte! Estaba en Irlanda el día que salió y fui a comprármelo en versión original.

Tamara: Saga Harry Potter (J.K. Rowling) > Sería absurdo poner otro libro/saga en este apartado. Sí, todos lo tenemos muy visto, todos somos muy fans, pero es que es así, es una realidad, esto fue un punto y a parte para la literatura y para la gente de esta generación pues más aún, así que por mucho que me repita (porque diré títulos de Harry Potter en más de una ocasión), esta ha sido sin duda la saga que más hype me ha producido nunca.

Laura: “El último Soñador” de Abigail Villalba. Es de lo más recientes de mis leídos y recuerdo que con el primer párrafo ya anuncié: “¡Me está encantando!” y pues la novela no decayó y cuando me quise dar cuenta estaba viviéndola con una emoción desmedida. Lo siento por mi compañera del blog que tuvo que soportarme así.

SECTUMSEMPRA: un libro que te dejó hecha pedazos.

Lidia: Harry Potter y las reliquias de la muerte – J.K. Rowling. Creo que porque fue el último de la saga. Una saga que llevaba años siguiendo y de repente… se acaba. No más. Llorando.

Kate: Heridas con coágulos de rimas de Irene Gallego (Ruiseñor) tiene varios poemas que duelen solo de leerlos, pero también algunos que te despiertan mucha rabia y ganas de gritar.

Tamara: ¿Hay alguien ahí fuera? (Marian Keyes) > Más que dejarme hecha pedazos, este libro me enseñó el dolor que puede causar una pérdida cercana, pero también que siempre podemos salir de esa oscuridad por mucho que pensemos que el dolor jamás cesará.

Laura: “La gente parece flores al fin” de Charles Bukowski. La poesía de Bukowski es más sentimental que sus relatos pero sigue siendo dura y muchas veces, cala hondo con desesperanza. Otras todo lo contrario, claro, pero las cosas concretas que recuerdo siempre tienen ese eco desesperado con el que cierro el libro con una sensación rota.

TRAGABABOSAS: un libro que te dio mucho asco.

Lidia: Pan de limón con semillas de amapola – Cristina Campos. Con ese título cualquiera se preguntaría el por qué y es que tiene escenas de médicos y la verdad que no puedo con ellas.

Kate: El perfume de Patrick Süskind. Teniendo en cuenta que juega mucho con los olores y que está ambientado en la Francia del siglo XVII, sobre todo en los barrios bajos, os podéis imaginar…

Tamara: El perfume (Patrick Süskind) > La originalidad que tiene este libro al describir todo con el sentido del olfato cuando estamos tan acostumbrados a usar la vista y el oído era algo que me llamó la atención de forma positiva, al menos hasta llegar a ciertas descripciones de lo más desagradables.

Laura: “It” de Stephen King. Más que el libro en sí, fue una escena de él que no revelaré por si alguien lo tiene en su lista… solo diré que incluye un perro y un frigorífico. Se me hizo muy desagradable esa lectura.

ENGORGIO: un libro que se te hizo muy pesado.

Lidia: La Noche de tus ojos – Sandra Andrés Belenguer. La pluma de esta autora es única y eso hay que admirarlo. Sin embargo, no es mi estilo de lectura. Y su narración se me hacía lenta (ojo, que eso no quiere decir que sea algo negativo). Así que me costó mucho leerme este libro.

Kate: Cuentos de la Era del Jazz, de F. S. Fitzgerald. Lo cogí porque El gran Gatsby me había gustado, pero excepto “El extraño caso de Benjamin Button” y otro par, la mayoría de las historias me parecieron muy aburridas.

Tamara: Los magos (Lev Grossman) > Que alguien haya osado a comparar esto con Harry Potter no sólo me molesta, sino que me parece un insulto. No tenéis ni idea de lo pesado que se me hizo. Después de mucho tiempo luchando contra este libro, porque eso era una lucha, sacaron la serie y, a pesar de mis principios de leer antes que ver, me puse a verla a ver si así me animaba un poco, me enganchaba o qué se yo. No fue algo que sucediera nunca. No sé si es peor el libro o la serie.

Laura: Temo que los más clásicos se me tiren encima y me despedacen pero… “Ilíada” de Homero. La enumeración de los barcos, divisiones, pueblos y líderes, etc. etc. etc. hizo que pensase mientras lo leía: “Oh, dios mío”. Sobre todo si asumimos que la guerra de Troya es una historia muy común y, mal que bien, todos la conocemos y, salvo algunos detalles, no me sorprendió. Evidentemente no niego su valor literario pero se me hizo tremendamente pesada por la falta de costumbre de meterme entre pecho y espalda libros así escritos. Al fin y al cabo, no se creó para leerlo, sino para escucharlo.

INCENDIO: un libro que te despertó mucha pasión.

Lidia: Deseo Concedido – Megan Maxwell. No soy mucho de leer este tipo de género. Así que no hay mucho que decir. Solo que la relación entre los personajes pues… me enamoró.

Kate: Pasión en el sentido sexual, diría que ninguno a no ser que cuenten los míos propios y alguna escena de El tercer lado de los ojos (Giorgio Faletti). Pasión en el sentido de engancharme y volverme muy friki de ese libro, por no nombrar mis dos sagas doradas, diré Cien años de soledad, otro de mis favoritos de siempre.

Tamara: Un amante de ensueño (Sherrilyn Kenyon) > No suelo leer erótica y este fue mi primer libro del género (menos mal que no fue 50 sombras de Grey). El hecho de que no sólo fuera contemporáneo, línea temporal que prefiero, sino que añadiera mitología griega a una narrativa agradable hizo que la lectura de este tipo de libros no quedara desbancada, sino que tengo pendiente esta eterna saga de Cazadores Oscuros.

Laura: La saga romántica de los Malory, si tuviese que quedarme únicamente con uno sería “Amable y tirano” de Johanna Lindsey. La pareja protagonista tenía una química brutal, tenía acción porque transcurría en un barco pirata donde se juntaban un pirata inglés y una mujer norteamericana, ambos ocultando su verdadera identidad. Había mucha tensión entre ambos y sus pullas y su atracción, junto a un sinfín de personalidades carismáticas lo convirtió en un libro imposible de olvidar. Además, al ser una saga, intervenían personajes protagonistas de otros libros de la saga y verles crecer y evolucionar también tenía un tirón envolvente.

AGUAMENTI: el libro con el que más lloraste.

Lidia: Un paseo para recordar – Nicholas Sparks. Quizás era porque sabía qué iba a pasar o porque estaba sentimental pero estuve llorando casi todo el libro…

Kate: Ha habido unos cuantos libros que me han hecho sentir triste, pero pocos que me hayan hecho llorar de verdad. Uno de estos últimos sería La ladrona de libros (Markus Zusak), sobre todo el final.

Tamara: La casa de los artistas (Aintzane Rodríguez) > Es un libro en el que sabes que vas a terminar llorando poco después de empezar a leer y a pesar de ello terminas haciéndolo. Cuando se hila de la maravillosa forma que lo hace la autora una amistad, no puedes hacer menos que dejarte llevar, posicionarte y empatizar ante las duras situaciones que se les presentan a los protagonistas.

Laura: “Aquerón” de Sherrilyn Kenyon. La autora, en su saga, dedicó a este personaje una novela más larga que a el resto y aunque la dinámica fuese muy parecida al resto de libros, el que se centrase en contar el pasado de este personaje en presente me partió el corazón por completo.

REPPELLO MUGGLETUM: un libro que te hizo evadirte por completo de la realidad.

Lidia: La yegua blanca – Jules Watson. Yo mientras leía este libro me creía que estaba allí con esa gente, luchando y sufriendo su día a día. La magia de la lectura.

Kate: El primer libro al que me enganché en mi vida trataba de un teléfono mágico a través del cual se podían pedir deseos, pero solo con ciertas condiciones. No recuerdo ni el título ni el autor porque tenía como siete u ocho años (y eso me fastidia mucho), pero al parecer me metí bastante en el libro.

Tamara: Harry Potter y las reliquias de la muerte (J.K. Rowling) > ¿Otra vez Harry Potter? Pues sí, otra vez, y es que si estar rodeada de 7.000 personas y no enterarte de lo que pasa alrededor porque estás leyendo un libro no es evadirte, pues que me vengan a mi con la definición.

Laura: “El cuento de la criada” de Margaret Atwood. Recuerdo llegar al punto de ir leyéndolo por la calle y chocarme con una farola. A pesar de ser un libro más reflexivo (pues que la protagonista vive atrapada y es acompañarla sobre todo en sus pensamientos en solitario), me sedujo por completo.

DIFFINDO: un libro que no sabes si te gustó u odiaste.

Lidia: La saga de Hush hush – Becca Fitzpatrick. Sé que no lo odio porque me entretuvo pero tampoco me gustó. No sentí ninguna conexión con ningún protagonista. (POSIBLE SPOILER: solo conecté con un secundario al que mataron… FIN SPOILER).

Kate: El mono gramático de Octavio Paz. En primer lugar, no estoy segura de haberlo entendido. En segundo, aunque aprecio lo poético de las descripciones, la mitad del tiempo me daba la sensación de que el autor simplemente se sentaba a escribir y soltaba los primeros desvaríos que le pasaban por la cabeza sin saber ni él mismo de lo que estaba hablando.

Tamara: El círculo (Dave Eggers) > El libro, como mensaje del riesgo de las redes sociales y de su excesivo uso, me parece maravilloso, por esa parte me encantó, lo malo fue el camino para ver todo esto… A pesar de ser un libro corto, la lectura se hace pesada por una protagonista hueca y una narrativa repetitiva y poco fluida. A pesar de todo, creo que no dejaría de invitar a leerlo para que veamos a lo que estamos llegando con tanta red social. Hay película, tampoco es de una gran calidad, pero el final me parece mucho mejor que el del libro.

Laura: “Drácula” de Bram Stoker. Aquí viene cuando me lanzáis al fuego pero el formato epistolar predominante en la obra y ciertos aspectos (justificables completamente por la época en la que se escribió) hacían que, a partes iguales, por novedad entre mis lecturas habituales y precisamente por lo mismo, leyese con agradable exasperación. Así que creo que aquí es su sitio más justo.


¿Quieres leer el resto? Aquí encontrarás la parte 2 y la parte 3.

Por otro lado, voy a hacer una cosa que no hago nunca: ¡etiquetar a gente! Porque la ocasión lo merece. Mis nominados son:

M. J. Ceruti

Escritensitas

Lídia Castro Navàs

Por supuesto, ¡no olvidéis mencionarnos como creadoras y enlazar a quien os nominó! Always!

Anuncios

4 comentarios en “Book Tag del Hechicero (Parte 1)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s